Vea 5 beneficios de la práctica religiosa para su salud

Clara Periotto
|
04/04/2017 | Martes | 6:00 horas

Con el fin de demostrar cómo la religiosidad ayuda en el desarrollo individual y colectivo de las familias, vea algunos de los beneficios en la salud de quienes ejercen la práctica religiosa —constatados científicamente—.

Gabriel Estevão

     

Y nosotros entendemos a la “Religión”, en el amplio sentido de esa definición del Presidente Predicador de la Religión de Dios, del Cristo y del Espíritu Santo1, José de Paiva Netto, en su artículo La religión no combina con la intolerancia:

“Entiendo a la Religión como Solidaridad, Respeto a la Vida, Iluminación del Espíritu que todos somos. Sólo puedo comprenderla como algo dinámico, vivo, pragmático, altruisticamente realizador, que abre caminos de luz en las almas y que, por esa razón, debe estar a la vanguardia ética. No la entendería si no actuase también de modo sensato en la transformación de las realidades tristes que aún atormentan a los pueblos. Éstos están cada vez más necesitados de Dios, que es el antídoto para los males morales y espirituales y, por lo tanto, los sociales, incluidos la inmovilidad, el sectarismo y la intolerancia, que degeneran y oscurecen el Espíritu de las multitudes. (...) Y de ninguna manera se debe excluir a los ateos de cualquier providencia que venga a beneficiar al mundo”.

Por lo que, a continuación, usted se sorprenderá con tantas ventajas. ¡Y no es para menos! En fin, cuando estamos en un ambiente sagrado, tenemos la increíble posibilidad de conectarnos con el Padre Celestial, el Supremo Creador que nos ama indistintamente. ¡Así, renovamos nuestras energías y nos fortalecemos para los desafíos de la vida!

¿Quién es Dios?
La religiosidad que nace con el Ser Humano

Vea los 5 beneficios de la práctica religiosa que seleccionamos para usted:

1.Reduce el riesgo de mortalidad

Una investigación realizada por el profesor de epidemiología Tyler J. VanderWeele, de la Universidad de Harvard, en los Estados Unidos, reveló que ir al menos una vez por semana a una iglesia puede reducir la mortalidad del 20% al 30% en un período de hasta 15 años. Estos datos son de un estudio que comparó, durante dos décadas, la expectativa de vida de adultos que seguían una religión y otros que no ejercían ninguna práctica religiosa.

2. Disminuye los índices de depresión

En la misma investigación se revela que las personas religiosas tienden a ser más optimistas en el futuro y con menos riesgos de depresión. Lo que también justifica el número menor de suicidios en personas que trabajan su espiritualidad. El profesor VanderWeele también afirma en el estudio que la religión es “más que una práctica individual, es colectiva y solidaria y aporta grandes resultados a la salud”. Es decir, el sentimiento de fraternidad es incentivado y trabajado constantemente en esos ambientes de paz, haciendo que las personas se cuiden mejor y, al mismo tiempo, construyan un mundo mejor para todos, a partir de sus actos solidarios. \o/

¿Cómo superar la tristeza y la depresión?
¿Y si la muerte no fuera el fin de la vida?

3. Experiencias religiosas proporcionan una estructura cognitiva para lidiar con las situaciones traumáticas

Desde los años 2000, la Legión de la Buena Voluntad (LBV), organización no gubernamental brasileña, propone un espacio de diálogo entre las más diversas áreas del saber, con el fin de que se debatan temas fundamentales rumbo al progreso de la Humanidad: el Foro Mundial Espíritu y Ciencia. En agosto de 2015, en Brasília/DF, Brasil, se celebró otra edición del evento en el Parlamento Mundial de la Fraternidad Ecuménica, el ParlaMundi de la LBV. En una de las conferencias, el Dr. Julio Peres, psicólogo y doctor en Neurociencias y Comportamiento por la Universidad de São Paulo (USP), relató que, de acuerdo con algunos estudios, “la mayoría de las veces, la espiritualidad, la religiosidad, favorece la superación de traumas en el setting terapéutico”.

André Fernandes
de izquierda a derecha, el ParlaMundi, la sede administrativa y el Templo de la Buena Voluntad.   

Él explica que las experiencias religiosas, como la oración y la meditación, proporcionan una estructura cognitiva para lidiar con situaciones traumáticas. 

En el proceso terapéutico, al hablar sobre espiritualidad, puedo potencializar las capacidades de los pacientes. No voy a doctrinar al paciente, sino voy a valorar ese repertorio que él trae. (...) La espiritualidad puede proporcionar orden y comprensión de eventos dolorosos, caóticos e imprevisibles”, explicó el Dr. Julio.

El especialista también afirmó que, dentro de la psicoterapia, es posible considerar los traumas como oportunidades de crecimiento personal, gracias a los valores promovidos por la práctica religiosa, como el Coraje, la Sabiduría y el Amor.

4. En la Tercera edad la religiosidad es mejor para la salud mental que el deporte

Al desarrollar un estudio sobre depresión en adultos con más de cincuenta años, la London School of Economics and Political Science (Escuela de Economía y Ciencias Políticas de Londres), constató: las personas de este grupo etario que frecuentan actividades religiosas tienen más beneficios para la salud mental que los que practican deportes, los que realizan acciones sociales o estudian. Este resultado, que involucró a 9 mil europeos, demostró que, en medio de las tantas actividades en las que estas personas están involucradas, la que ofrece una sensación de felicidad más duradera es la de frecuentar celebraciones religiosas.

Letícia Teixeira

     

Lo interesante en esta investigación fue la revelación de que el pertenecer a otros círculos sociales, como instituciones comunitarias, ofrece, en términos de salud mental, un beneficio de corto plazo —lo que es bueno—. Sin embargo, de esa forma, los síntomas depresivos pueden aparecer pasado cierto tiempo. La justificación del responsable por el estudio, el epidemiólogo Mauricio Avendano, fue que los participantes demostraron un fuerte sentimiento de recompensa cuando se inician en alguna organización; pero, cuando se exige mucho esfuerzo, sin mucho retorno, los beneficios se desvanecen después de un tiempo —lo que no sucede con la religión—.

Por lo tanto, es la comprobación de un hecho fascinante: cuando el ser humano realmente ejerce una actividad en el que es útil y percibe el retorno de su “esfuerzo” inmediatamente, como en el caso de la religiosidad, esto genera un sentimiento compensador a largo plazo. Porque en gran parte, las actividades religiosas involucran el cuidado con el prójimo, ¡y esa sensación fraterna lo impulsa a muchas otras acciones en el Bien! \o/

5. Aparta a los jóvenes del alcoholismo y de las drogas

Un estudio sobre superación de vicios, publicado en un congreso académico en la Chester University, Reino Unido, concluyó que una infancia religiosa contribuye a un futuro sin comportamiento de riesgo en la vida de los jóvenes. Esto es porque “la religiosidad puede ser especialmente protectora durante el período de transición de la adolescencia a la fase adulta”, destaca la investigación.

Lo que hace la diferencia es la práctica religiosa, es decir, la participación frecuente en las ceremonias y acciones solidarias promovidas por las religiones. Tales actitudes están relacionadas con el desarrollo de hábitos saludables y, consecuentemente, a una menor propensión a los vicios. 

“Una mayor asistencia a la iglesia en eses períodos de la vida [infancia y adolescencia] puede proteger al joven del uso precoz de alcohol y contra el desarrollo de problemas relacionados con el alcoholismo”, resalta el estudio.

Todo esto nos lleva a concluir que los diversos beneficios de frecuentar ambientes sagrados se extienden a todos los grupos etarios. Los valores adquiridos en estos ambientes y las oportunidades de cuidar del prójimo hacen la diferencia para la buena conducción de la vida. Incentivan al ideal que da coraje y crea disposición, con el fin de que todos puedan mantener la mente siempre ocupada y saludable. Esto es bueno, ¿no es verdad? =D

+ Conozca nuestras categorías La religión en la vida cotidiana, Persistir en la Vida, Estudios Bíblicos y sepa más sobre cómo vivir la religiosidad que forma parte de cada ser humano.

¡Venga a ser feliz en la Religión del Tercer Milenio!

En la Religión de Dios, del Cristo y del Espíritu Santo no falta oportunidad para que usted sienta, espiritual y materialmente, todos los beneficios de estar en un ambiente de Paz y tranquilidad. Por esto, nuestra invitación para que se integre a la mayor familia fraternal del mundo, haga nuevas amistades, intercambie experiencias y, principalmente, aprenda las enseñanzas sublimes de Jesús, el Cristo Ecuménico, ¡el Divino Estadista!

7 motivos para que usted vaya a una Iglesia Ecuménica de la Religión del Tercer Milenio

Sepa la dirección de nuestra Iglesia Ecuménica más cercana a usted y visítenos. ¡Será un placer recibirlo a usted y a su familia!

________________
Religión de Dios, del Cristo y del Espíritu Santo: También denominada Religión del Tercer Milenio y Religión del Amor Universal. Se trata de la Religión Ecuménica de Brasil y del mundo.

Evalúe este contenido