El Origen de la Vida: ¿quiénes somos, de dónde venimos y a dónde vamos?

Jayme Bertolin
|
05/09/2018 | Miércoles | 21:45 horas

¿Quiénes somos, de dónde venimos y a dónde vamos? Sin duda, innumerables personas de todo el mundo ya se hicieron esa pregunta en algún momento de la vida. Y no es para menos, porque influye decisivamente en nuestras actitudes y, en consecuencia, en nuestro destino. 

Para la Religión de Dios, del Cristo y del Espíritu Santo1, el origen del Ser Humano es su Espíritu Eterno. Finalmente, “estamos en cuerpo, pero somos Espíritu”, conforme esclarece, desde hace décadas, su Presidente Predicador, José de Paiva Netto. De esta forma, necesitamos comprender que fuimos creados por Dios, espiritualmente, a Su Divina “imagen y semejanza” (Génesis Mosaica, 1:26).

Luego, de la misma forma como el Padre Celestial es eterno, somos eternos también. Y la razón de estar aquí en la Tierra de paso, revestidos de un cuerpo carnal, es el sublime objetivo de evolucionar; es decir, buscar corregirnos y mejorar en cada reencarnación en este planeta.

Shutterstock

Pero, ¿quién es Dios o qué es Dios? Jesús, el Cristo Ecuménico, el Divino Estadista, en su Evangelio, según San Juan, 4:24, nos hizo esa revelación tan importante, no solo para la Religión, sino también para la Ciencia, Filosofía (con todas sus cuestiones existenciales) y todas las áreas del saber humano: “Dios es Espíritu, y los que lo adoran, en Espíritu y en Verdad es necesario que lo adoren”, por lo tanto es Madre-Padre del Universo y no el dios humano, antropomórfico, es decir, creado a nuestra imagen y semejanza aún tan imperfecta. Ese dios fue el justificativo de muchas guerras y divisiones.

Entonces, este contenido que usted está leyendo se fundamenta en el análisis del Origen de la Vida en Dios que es la Energía Suprema más elevada que puede existir en el Universo y que nosotros Seres Humanos aún estamos empezando a comprender.

Reencarnaciones y ¿quiénes somos nosotros?

“¿Reencarnación?” Sí… El mecanismo divino de las vidas sucesivas, de las nuevas oportunidades concedidas por Dios, dándonos ejemplo de Su verdadero Amor por la humanidad. Somos espíritus reencarnados con una misión —de la que prestaremos cuentas—, una Agenda Espiritual2, en cuanto a todo lo que necesitamos hacer para nuestro progreso, como ejemplo de nuevas experiencias, nuevos aprendizajes.

En su best seller Apocalipse sem medo [Apocalipsis sin miedo], páginas 73 y 74, escribe Paiva Netto:

"No dejemos escapar de la memoria lo que prometimos, en la Esfera Espiritual, realizar en la Tierra en beneficio de los semejantes. Generalmente, estamos eliminando errores cometidos en existencias anteriores. Quiero reiterar lo siguiente: la reencarnación no es un castigo de Dios. Al contrario, es Su misericordia concediéndonos nuevas oportunidades. Es mejor que el infierno eterno. ¿Cómo un padre va a desear que su hijo, por más que se haya equivocado en una vida de 50, 60, 70, hasta de 100 años, pase toda la Eternidad en el sufrimiento infernal, en las llamas que no se consumen? (...)”.

Entonces, con esa buena noticia percibimos que es posible cambiar nuestras vidas diariamente. Sabe ¿aquella falla que a usted le gustaría mucho corregir y piensa que ya no puede hacerlo? ¡Sí, puede! ¡Y ahí está la belleza de la vida! ¡Encontramos la felicidad en cada nueva realización, cuando actuamos con Amor, Bondad, Respeto y Justicia! 

¿Le interesan algunos de estos temas?
+ Dios
Ángel de la Guarda
Existencia de Espíritus

¿De dónde venimos y a dónde vamos?

Muchos pueden preguntarse: “Pero ¿si yo soy un espíritu reencarnado, de dónde reencarné?”. Del Mundo Espiritual, la Patria Origen de dónde venimos y a dónde regresaremos después del fenómeno de la muerte. En fin, “El Mundo Espiritual no es una abstracción. Es invisible, pero existe”, esclarece el Presidente Predicador de la Religión del Amor Universal.

Debido a esto debemos reflexionar sobre cómo estamos invirtiendo nuestro tiempo, nuestros talentos, dedicación y sentimientos. Nuestra recomendación para la felicidad verdadera es vivir lo que enseñó el Cristo Ecuménico, el Divino Estadista, en Su Evangelio, según San Mateo, 6:33: Buscad primeramente el Reino de Dios y Su Justicia, y todas las cosas materiales os serán añadidas. Enseñanza que fue denominada por el inolvidable Proclamador de la Religión del Tercer Milenio, Alziro Zarur (1914-1979), como la “Fórmula Urgentísima de Jesús” y por el Hermano Paiva de “Fórmula Económica del Cristo”.

Esa es la clave que la Religión de Dios, del Cristo y del Espíritu Santo presenta para conseguir “prepararse para la muerte o Vida Eterna”. Es decir, al pautar nuestras acciones en los buenos sentimientos, en la vivencia del Amor Fraterno enseñado por Jesús, conduciremos mejor nuestra vida material y trabajaremos por la evolución de nuestro espíritu.

¿Le interesan algunos de estos temas?
+ Dios
Ángel de la Guarda
Existencia de Espíritus

Envíe sus dudas y comentarios sobre este y otros temas del quehacer diario a la Religión de Dios, del Cristo y del Espíritu Santo. ¡Permita que la Espiritualidad Ecuménica forme parte de su vida! Y si este contenido le hace bien a usted, ¡compártalo! También podrá tocar el corazón de muchas otras personas.

___________
Religión de Dios, del Cristo y del Espíritu Santo: También denominada Religión del Tercer Milenio y Religión del Amor Universal. Se trata de la Religión Ecuménica de Brasil y del mundo.

Evalúe este contenido