Carta de Jesús a la Iglesia en Laodicea

¿Cuál es la lección de Jesús al advertirnos sobre no ser tibios?

De la redacción
|
24/04/2018 | Martes | 13:00 horas

La Iglesia en Laodicea es la última de las Siete Iglesias de Asia a las que Jesús dedica el Libro de las Profecías Finales, Su Apocalipsis, capítulos de 1 al 3. Históricamente, ellas eran comunidades del cristianismo naciente, ubicadas en la llamada Asia Menor, que hoy corresponde a la parte occidental de Turquía.

Laodicea estaba localizada en la ciudad de la Provincia romana de Asia, estaba cerca de Colosas y Éfeso y era una ciudad muy rica. Por lo tanto, para aquel pueblo, y también para todos nosotros, Humanidad, el Cristo hace una importante advertencia sobre no ser “tibios”. Pero ¿qué significa esto? Es lo que veremos a continuación en el estudio bíblico.

Arquivo
Proclamación del Apocalipsis de Jesús, realizada por Alziro Zarur (1914-1979), en la ciudad de Ribeirão Preto, Brasil, el 1º de octubre de 1972. 

Conozca más sobre la historia de la Religión del Amor Universal en la prédica del Apocalipsis de Jesús.

Carta de Jesús a la Iglesia en Laodicea

(Apocalipsis, según San Juan, 3:14 al 22)

14 Escribe al Ángel de la Iglesia en Laodicea: El Amén, el Testigo Fiel y Verdadero, el Principio de la creación de Dios, dice esto:
15 Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente!
16 Pero por cuanto eres tibio y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca.
17 Tú dices: Yo soy rico, me he enriquecido y de nada tengo necesidad. Pero no sabes que eres desventurado, miserable, pobre, ciego y estás desnudo.
18 Por tanto, Yo te aconsejo que compres de mí oro refinado en el fuego para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, para que no se descubra la vergüenza de tu desnudez. Y unge tus ojos con colirio para que veas.
19 Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso y arrepiéntete.
20 He aquí que estoy a la puerta y golpeo; si alguien oye mi voz y me abre, entraré en su casa y cenaré con él, y él conmigo.
21 Al vencedor le concederé que se siente conmigo en mi trono, así como Yo he vencido y me he sentado con mi Padre en Su trono de gloria.
22 El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias del Señor.
(*Lo destacado es nuestro)

¿Qué quiso decir Jesús al advertirnos sobre no ser tibios?

Aprendemos en la Religión de Dios, del Cristo y del Espíritu Santo1 que ser “tibios” corresponde a nuestra indecisión en el Bien, en las buenas acciones. Es cuando “nadamos entre dos aguas”, conforme el dicho popular. De esa forma, al llamarnos la atención sobre esto, Jesús nos está exhortando a no desistir en medio del camino, a perseverar en los compromisos que resultan en el verdadero Bien de nuestra familia y comunidad. Como también, a no ser indiferentes ante los desafíos personales y colectivos.

Shutterstock

A partir de ese conocimiento, vemos la necesidad de entonces ser “calientes”, es decir, actuar con decisión firme en lo que es correcto, justo, ético. Y para vivir de esa forma, la Religión del Tercer Milenio nos llama la atención hacia el camino traído por el propio Cristo, en Su Nuevo Mandamiento: 

“Amaos como Yo os he amado. Solamente así podréis ser reconocidos como mis discípulos, si tuviereis el mismo Amor unos por los otros” (Evangelio, según San Juan, 13: 34 y 35).

Porque, al actuar así, mantenemos en nosotros la llama de la Esperanza siempre encendida, neutralizando todo el odio, cesando las guerras y la indiferencia, primeramente, dentro de nosotros mismos.

+ Sepa por qué “El Espiritualmente Revolucionario Nuevo Mandamiento de Jesús, el Cristo Ecuménico, el Sublime Estadista, es la estructura de un mundo nuevo”, conforme definió el escritor Paiva Netto.

Por esta razón, sigamos firmes en esta jornada por mejorarnos individual y colectivamente. ¡Y contemos siempre con el amparo del Divino Amigo, Jesús, y de nuestros Ángeles Guardianes! Porque el Cristo diariamente golpea a la puerta de nuestro corazón y nos invita a cenar con Él (Apocalipsis, 3:20).

Es decir, comparte con nosotros el Alimento Espiritual, que fortalece nuestro Espíritu a partir de Sus Divinas Enseñanzas y de Su propio ejemplo.

Sobre las 7 Iglesias de Asia

También sobre la importancia de esas 7 correspondencias, como ejemplo de la Carta a la Iglesia en Laodicea, vale destacar la forma con la que el Divino Maestro presenta esas advertencias.

Referencia en el estudio de los temas bíblicos, sobre todo en el Apocalipsis de Jesús, hace más de seis décadas, el Presidente Predicador de la Religión del Amor Universal, José de Paiva Netto, esclarece en su best-sellerJesus, a Dor e a Origem de Sua Autoridade — O Poder do Cristo em nós [Jesús, el Dolor y el Origen de Su Autoridad — el Poder del Cristo en nosotros], en el subtítulo “El desafío lanzado por Jesús a las Iglesias del Apocalipsis y el Fortalecimiento Celestial”:

“Hay personas muy críticas que no le abren camino a nadie. Señalan solo errores... Sin embargo, no extiende la mano, no propone ningún arreglo a la sociedad... ¡Pero, Jesús es diferente! Cuando se dirige a las Siete Iglesias de Asia, Él reconoce sus cualidades, muestra lo que ellas tienen de bueno, fortalece, ofrece un consejo, estimula, anima y, cuando es necesario, “jala las orejas” de sus integrantes, no para derrumbar a quien sea, sino para convocarlos a corregir lo que está equivocado. Porque, si Usted reprende por reprender o elogia por elogiar, comete una atrocidad moral y espiritual. Suelo decir que premiar a quien no lo merece es un crimen. Pero, si advierte con el propósito de instruir —ya que no hay nadie perfecto en este mundo—, de esa forma, Usted es amigo”.

Por lo tanto, en ellas, el Divino Maestro fortalece y estimula la corrección, destacando el premio a alcanzarse. ¡Y prestemos atención a su mensaje moral y espiritual! Porque, así como las Cartas a las 7 Iglesias de Asia fueron esenciales para aquella época, el mensaje del Cristo que dedica a cada una de ellas permanece actual.

Sobre este tema, en el libro Somos todos Profetas, subtítulo “Deseo de Paz y Soberanía sobre sí mismo”, afirma el escritor Paiva Netto:

“Volviendo a las Siete Iglesias de Asia, se puede decir que ellas también simbolizan los diversos niveles de entendimiento y vivencia espiritual en que se encuentra cada Ser Humano. En verdad, las Siete Iglesias existen, en diferentes niveles, dentro de nosotros mismos. En ellas, Jesús señala cualidades y defectos, advirtiendo, pidiendo fidelidad y exhortando a la práctica de las Buenas Obras originarias de la Fe que Realiza”.

+ Comprenda qué es la Fe que Realiza y la visión de la Religión del Tercer Milenio sobre cómo debemos ejercer la Fe.

Los jóvenes de la Religión de Dios, del Cristo y del Espíritu Santo lo invitan a participar, también en este debate, sobre el último libro de la Santa Biblia, el Apocalipsis de Jesús. Escriba a: espanol@boavontade.com.

Consulte también otros artículos del escritor Paiva Netto acerca de las profecías finales: www.paivanetto.com/es.

______________
1 Religión de Dios, del Cristo y del Espíritu Santo: También denominada Religión del Tercer Milenio y Religión del Amor Universal. Se trata de la Religión Ecuménica de Brasil y del mundo.

Evalúe este contenido