Oración del Niño Bueno

De la redacción
|
24/06/2019 | Lunes | 9:50 horas

La Oración del Niño Bueno es linda y usted puede enseñarla a los pequeños. 

La oración no significa, únicamente, clamar por auxilio en un momento dramático de la existencia. El acto de hacer una oración también fortalece en nosotros la gratitud por una conquista alcanzada, la motivación para pedir por el Bien de los demás y la conciencia de volver, siempre que sea necesario, al punto de equilibrio interior.

¡Mire cuántas enseñanzas importantes para trasmitirles a nuestros niños!

He aquí que es fundamental incentivarlos a orar desde una edad temprana. Ejerciendo ese hábito educativo, estarán aptos para vencer los desafíos que surgirán en el transcurso de sus vidas; y podrán, también, compartir la serenidad alcanzada con aquellos que estén a su alrededor. ¡¿No es esto lo que nosotros deseamos a quienes amamos?!

No fue por acaso que Jesús, el Cristo Ecuménico, el Educador Celestial, enseñó:

“Dejad venir a mí a los pequeños, no os impidáis, porque de ellos es el Reino de los Cielos” (Evangelio, según San Mateo, 19:14).

¡Llame a su hijo, hija, nieta, sobrina, ahijado y hagan, juntos, la Oración del Niño Bueno!

Arquivo rJEC!

Oración del Niño Bueno

Leopoldo Machado*

—Señor, Tú me das todo:
¡Vida, salud, fuerza e inteligencia!
Sin embargo, yo no Te doy
nada aún, Señor,
pero, tengo la esperanza
de darTe muchas cosas,
¡mientras soy niño!

Yo prometo honrarTe,
En la voluntad de ser obediente
a mis padres, a mis maestros,
en mi hogar,
y ser bueno con toda la gente.

Y en la voluntad, también,
de cooperar, Señor, de cooperar
practicando el Bien,
sin cometer jamás
nada que hiera, que maltrate o duela
ni a los pequeños, ni a los animales:
Yo quiero ser un niño bueno.
(¡Yo soy un niño bueno!)

* Leopoldo Machado (1891-1957): Periodista, profesor, poeta, escritor, compositor y predicador espiritista. Nació en Arraial de Cepa Forte, hoy llamado Jandaíra, Brasil, el 30 de septiembre de 1891. Autor de varios libros, ha publicado crónicas, biografías, obras de teatro, guiones, tesis y numerosas canciones compuestas para la juventud y la infancia. Fue el Legionario número dos de la Legión de la Buena Voluntad (LBV), fundada en 1950 por el conductor de radio, periodista, escritor y poeta Alziro Zarur, de quien fue gran amigo e incentivador. Murió en la ciudad de Nova Iguaçu, Brasil, el 22 de agosto de 1957.

 

Evalúe este contenido