Oración a San Miguel Arcángel

De la redacción
|
09/12/2019 | Lunes | 11:50 horas

En el mundo en el que vivimos, cada vez más la seguridad es algo fundamental, no solo en lo que se refiere a la materia, sino a la Protección Espiritual. En fin, “vivimos cercados por una multitud de testigos invisibles”, conforme afirmó San Pablo Apóstol, en la Epístola a los Hebreos, 12:1.

Él se refiere, por lo tanto, a la realidad de los Espíritus. Sí, “estamos en cuerpo, pero somos Espíritu”, nos enseña Paiva Netto, Presidente Predicador de la Religión de Dios, del Cristo y del Espíritu Santo.

Por esa razón, mantener la Oración y la Vigilancia —como nos advirtió Jesús, en su Evangelio, según San Mateo, 26:41— es extremadamente necesario para que estemos debidamente protegidos del mal, y más, para que podamos atraer la presencia de los Espíritus de Luz, Almas Benditas, Ángeles de la Guarda.

Para este intento, lo invitamos a hacer la Oración a San Miguel Arcángel, formulada por el Papa León XIII. Esta Oración se encuentra en el libro Al Corazón de Dios — Colección de Oraciones Ecuménicas, de Paiva Netto, que reúne a 50 Oraciones de diferentes tradiciones religiosas.

Busque el Amparo Celestial con esta hermosa Oración, interpretada por el Presidente Predicador de la Religión del Tercer Milenio:

 

Oración a San Miguel Arcángel

Papa León XIII*

San Miguel Arcángel,
defiéndenos en la lucha.

Sé nuestro amparo
contra la perversidad y las acechanzas del demonio.

Que Dios manifieste sobre él su poder,
esa es nuestra humilde súplica;
y tú, Príncipe de la Milicia Celestial,
con la Fuerza que Dios te ha conferido,
arroja al infierno a satanás
y a los demás espíritus malignos
que vagan por el mundo
para la perdición de las almas.
Amén.

VE OTRAS ORACIONES:
Oración de Caritas
Oración de San Francisco de Asís — con el Coro Ecuménico Infanto Juvenil Buena Voluntad
Oración del Padre Nuestro

_____________

* Papa León XIII (1810-1903): Nacido el 2 de marzo de 1810, en Carpineto Romano, Italia. Gioacchino Pecci se hizo notable principalmente como el popular y exitoso arzobispo de Perugia, que dio lugar a su nombramiento como cardenal en 1853. El 20 de febrero de 1878, fue elegido sucesor del papa Pío IX, y su pontificado duró desde 1878 hasta 1903. Se hizo famoso por ser “el Papa de las Encíclicas”. La más conocida de todas, Rerum novarum, de 1891, sobre los derechos y deberes del capital y del trabajo, introdujo la idea de subsidiariedad en el pensamiento social católico.

Evalúe este contenido