Reencarnación - ¿qué es y por qué es necesaria?

Vea fragmentos bíblicos que comprueban la Reencarnación.

Wellington Carvalho
|
08/05/2017 | Lunes | 16:15 horas

Comprender qué es la Ley Universal de la Reencarnación es un paso decisivo en la forma en que vemos a Dios, y enriquece la conciencia sobre quién somos, de dónde venimos y hacia dónde vamos.

Para la reflexión sobre la efectividad de este mecanismo divino, es necesario evidenciar que él está intrínsecamente relacionado a la identidad del Supremo Creador: “Dios es Espíritu”, reveló Jesús, el Cristo Ecuménico, el Divino Estadista (Evangelio, según San Juan, 4:24).

Y más: “Dios es Amor”, según lo definió San Juan Evangelista, que aprendió con el Divino Maestro, en su Primera Epístola, 4:16.

Fuimos creados por Dios, espiritualmente, a Su Divina “imagen y semejanza” (Génesis, 1:26). Así, de la misma forma que nuestro Padre Celestial es eterno, también lo somos nosotros. Por lo tanto, no somos solo lo que vemos en el espejo. Nuestro cuerpo perecedero es lo que nos reviste temporalmente, mientras peregrinamos en la Tierra.

Shutterstock

“Reencarnación, una nueva oportunidad”

La Religión de Dios, del Cristo y del Espíritu Santocomprende y proclama la Reencarnación es como una expresión profunda de la Misericordia Divina y no como un castigo, como aclara su Presidente Predicador José de Paiva Netto, en su libro Apocalipse Sem Medo [Apocalipsis Sin Miedo], en el subtítulo Reencarnación, una nueva oportunidad:

"No dejemos escapar de la memoria lo que prometimos, en la Esfera Espiritual, realizar en la Tierra en beneficio de los semejantes. Generalmente, estamos eliminando errores cometidos en existencias anteriores. Quiero reiterar lo siguiente: la reencarnación no es un castigo de Dios. Al contrario, es Su misericordia concediéndonos nuevas oportunidades. Es mejor que el infierno eterno. ¿Cómo un padre va a desear que su hijo, por más que se haya equivocado en una vida de 50, 60, 70, hasta de 100 años, pase toda la Eternidad en el sufrimiento infernal, en las llamas que no se consumen? (...)”.

¿Le interesan algunos de estos temas?
+ Dios
Ángel de la Guarda
Existencia de Espíritus

La seguridad del Amor de Dios

Es importante comprender este mecanismo divino desde la perspectiva de la Suprema Orden del Cristo Planetario, Su Nuevo Mandamiento

“Amaos como Yo os he amado. Solamente así podréis ser reconocidos como mis discípulos, si tuviereis el mismo Amor unos por los otros” (Evangelio, según San Juan, 13:34 y 35).

Este es el camino que necesitamos recorrer. En cada reencarnación tenemos la oportunidad de mejorar nuestro interior, corregir y rescatar errores del pasado, aprender a amarnos, a respetarnos y a vivir con honestidad, por ejemplo.

Es una estrategia Divina para que alcancemos la felicidad plena. Fue el proceso dinámico que el Creador ha establecido para todos nosotros, de modo que nos reeduquemos a cada vida y nos liberemos de la ignorancia espiritual, generadora del sufrimiento.

Así, la reencarnación promueve la Justicia Divina (donde no hay impunidad), ya que permite al transgresor de las Leyes Celestiales corregir sus propias faltas. Por encima de la Justicia de Dios, aplica Su Amor: cuanto más el Espíritu se dedica a la práctica del Bien, mayor será su progreso evolutivo, hasta que se convierta en uno con el Padre Celestial, como es Jesús (Evangelio, según San Juan, 10:30).

Por otra parte, la necesidad de reencarnar, renacer, queda evidente en el diálogo entre Jesús, el Maestro de los maestros, y Nicodemo (Evangelio, según San Juan, 3:1 al 7):

1 Y había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, un principal entre los judíos.
2 Este vino a Jesús de noche y le dijo: Rabí, sabemos que eres maestro que ha venido de Dios, porque nadie puede hacer estas señales que tú haces si no está Dios con él.
3 Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo que el que no nazca de nuevo, no puede ver el reino de Dios.
4 Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre y nacer?
5 Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo que el que no nace de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.
6 Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, Espíritu es.
7 No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo.
(Lo destacado en negrita es nuestro.)

Aún hay muchas dudas sobre qué es la reencarnación, y pueden surgir a partir de esta afirmación de San Pablo Apóstol en su Epístola a los Hebreos, 9:27:

“Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio”.  

Pero, el mismo Apóstol también dijo:

“hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, al estado de hombre perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” (Epístola a los Efesios, 4:13).

¿Le interesan algunos de estos temas?
+ Dios
Ángel de la Guarda
Existencia de Espíritus

Siendo así, ¿cómo es posible alcanzar la magnitud del Cristo en una sola vida? Es necesario pasar por diversas existencias para que el ser humano se corrija y se perfeccione espiritualmente para llegar a tal punto. Por eso, Dios concede la oportunidad de la reencarnación para todos nosotros, porque Él quiere que todos venzan y crezcan.

Es importante resaltar que, en esta Ley Divina, cada existencia es única, las condiciones materiales (como el cuerpo, contexto familiar y social, país de origen, etc.) cambian de acuerdo con la necesidad evolutiva del individuo.

De ahí que se permita a los hombres y a las mujeres que nazcan y “mueran una sola vez”, pues aquellas características materiales nunca más se repetirán. Sin embargo, el espíritu (la individualidad, la esencia del Ser) permanece a lo largo de las vidas sucesivas.

El Regreso Triunfal de Jesús

Este proceso evolutivo nos ayuda y nos prepara para una gran transformación que ocurrirá en el planeta con el Triunfal Regreso de Jesús, el Cristo de Dios, ¡el Señor de la Tierra! Tal acontecimiento será el más feliz de toda nuestra historia, pues Él mismo nos prometió:

“He aquí que vengo sin tardanza, y conmigo está el galardón que tengo para retribuir a cada uno según sus obras” (Apocalipsis de Jesús, 22:12).

+ Jesús resucitó y prometió que regresará

Y que nadie piense que está desamparado en su trayectoria de evolución en la Tierra. ¡Busque la protección de los Ángeles de la Guarda y de los Espíritus de Luz!

Envíe sus dudas y comentarios sobre este y otros temas del quehacer diario a la Religión de Dios, del Cristo y del Espíritu Santo. ¡Permita que la Espiritualidad Ecuménica forme parte de su vida! Y si este contenido le hace bien a usted, ¡compártalo! También podrá tocar el corazón de muchas otras personas.

____________
Religión de Dios, del Cristo y del Espíritu Santo: También denominada Religión del Tercer Milenio y Religión del Amor Universal. Se trata de la Religión Ecuménica de Brasil y del mundo.

Evalúe este contenido